Marketing Lateral | SPQR & Recursos Humanos
819
single,single-post,postid-819,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 

10 Mar SPQR & Recursos Humanos

Mis queridos 25 lectores saben bien que una de mis pasiones, más allá del marketing, es la gestión del talento. Igual saben que, de vez en cuando, adoro dar mis opiniones, quizás unas cuantas veces un poco acidas, sobre las últimas y más novedosas prácticas de recursos humanos.

Hoy quiero hablarle de un simple y sencillo modelo de evaluación del talento, que resumo en el acrónimo SPQR. Nada que ver con los recuerdos de aquellos que estudiamos una preparatoria con enfoque humanista. Es decir que, si se esperaban una disertación sobre la antigüedad clásica, quedarán decepcionados.

SPQR no es Senatus Populusque Romanos sino un mucho más prosaico “Sabe? Puede? Quiere? Es Remediable?“.

Y esas son precisamente las preguntas que un people manager se tiene que plantear cuando está evaluando el fit de una persona con un puesto y con una organización.

Sabe? Es decir, la persona cuenta con los conocimientos necesarios para desempeñar la función? Se le ha dado un plan de inducción correcto y bien articulado? Se ha asegurado que cuente con la formación correcta? Está entrenado y capacitado de manera adecuada? No olvidemos que hoy el aprendizaje se da a lo largo de toda la vida productiva de una persona, como bien sabemos en el TEC de MTY;

Puede? Es decir, la persona cuenta con las habilidades emocionales, sociales e intelectivas además de las competencias necesarias para desempeñar su puesto?

Quiere? En otras palabras, la persona está lo suficientemente motivada y a gusta para enfrentarse a las demandas y a los retos de su empleo? Se siente animado? Ilusionado? Feliz? Se ve a sí mismo en el puesto y dentro de la organización?

Remediable? Aquí cabe preguntarnos si una cualquiera de las fallas del modelo en los atributos SPQ puede ser solucionada, sea cual sea la manera de hacerlo. Podemos entrenar a la persona? Podemos desarrollar sus competencias y habilidades? Podemos motivarla? Podemos afinar su actitud? Podemos moldear sus aptitudes?

En fin, queridos lectores, eso es todo…

No olvidemos que, cuando de gente se trata, hablamos de un tema clave para cualquier organización, su activo más valioso: el personal.