Marketing Lateral | Pemex y las gallinas de Don Angelo Motta. Una lección para el Brand Manager.
797
single,single-post,postid-797,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
 

16 Ene Pemex y las gallinas de Don Angelo Motta. Una lección para el Brand Manager.

La pasada semana nuestro Presidente nos explicó, con una brillante metáfora fruto de la sabiduría popular, que México está dejando de producir petróleo. “Se acabó la gallina de los huevos de oro”, sentenció contundentemente el Presidente Peña.

Para ejemplificar la crisis, reveló que el yacimiento de Cantarell vio caer su producción diaria de más del 90%: de 2,000,000 millones de barriles a poco más de 200,000.

Será tal vez una de las características de lo que es la mediana edad, pero cada vez más me vienen a la mente recuerdos muy lejanos de una manera vivida, clara y real, como si fuera ayer.

Al escuchar el discurso presidencial, como en un flash, me acordé de Don Angelo Motta (QEPD) y de sus gallinas.

Recuerdo bien a Don Angelo hablar, con una copa de vino Marsala en su mano, con gran orgullo de sus gallinas: de cuánto las cuidaba, de cómo las alimentaba, de cómo se aseguraba que vivieran al aire libre…A Don Angelo le llenaba de felicidad enseñarnos, para luego vendernos bien caro, el producto de sus gallinas: unos huevos deliciosos y sabrosos. Unos verdaderos huevos de oro.

Justo como el petróleo del cual México ha gozado a la largo de varias décadas.

Décadas en que se ha venido diciendo que algún día Cantarel se hubiera agotado, que las refinerías en territorio nacional se estaban volviendo obsoletas, que no contábamos con la capacidad de producir gasolina, que era peligroso importarla de EEUU, que necesitábamos aprovechar de los excedentes petroleros para consolidar e invertir en infraestructura productiva y no destinarlo al gasto corriente y clientelar, que era necesario invertir en energías alternativas, que era necesario incrementar las capacidades tecnológicas, de producción y de investigación de PEMEX, etc.

Al igual que en Troya, en México ha habido y hay muchas Cassandras, quizás sea yo una de ellas, que advierten que, de no cambiar las cosas, tendremos en el futuro serias consecuencias para nuestro país.

Y ahora lo estamos viendo: se acabó la gallina de los huevos de oro.

O deberíamos mejor decir: han matado la gallina de los huevos de oro?

Es una lastima, para México, que Peña y sus predecesores no hayan tenido, en su niñez, la oportunidad de conocer y poder conversar con una persona sabia, previdente y honesta como lo era Don Angelo Motta.

Tal vez, hoy los mexicanos estaríamos viendo y disfrutando de los resultados positivos de la bendición de haber contado con petróleo, un verdadero huevo de oro (negro).

Si tan solo nuestra clase dirigente hubiera, al igual que Don Angelo Motta, cuidado a la gallina!

¿Qué lecciones nos deja a los profesionistas del Marketing?

Varias, pero destacaría la siguiente y eso aplica para cualquier empresa, cualquier marca en cualquier mercado:

Siempre hay cuidar con visión de largo plazo, con inversiones, con inteligencia y con determinación la fuente de la propuesta de valor de nuestra marca. Es su ventaja competitiva y, de llegar a perderla, la empresa se vería perjudicada en su misma supervivencia.